Ver información del país >

Ver Valor de la tierra por zonas  >

DIVISION POLITICA

La República del Paraguay se encuentra dividida en diecisiete (17) departamentos.

 

REGIMEN PLUVIOMETRICO

 

AGRICULTURA

Principales cultivos: algodón, soja, trigo, caña de azúcar, maní, maíz, poroto, tabaco, mandioca, frutilla, papa, tomate, sandía, locote, banana, piña, naranja y yerba mate. Se calculan unas 2,4 millones de hectáreas dedicadas al cultivo de soja, con el objetivo de alcanzar los 4 millones de has. en la campaña 2008/09.

 

REGIÓN ORIENTAL
Evaluación para Soja Siembra Directa

 

REGIÓN ORIENTAL
Soja Siembra Directa
Superficie por aptitud de tierra 

Superficie de producción por departamento

FUENTE DE CUADROS AGRICULTURA: Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura

 

GANADERIA

La superficie ganadera ronda las 26.000.000 de hectáreas. Las sabanas del Chaco y el departamento de Misiones, son los sitios donde se encuentra radicada la explotación ganadera. Entre las principales razas encontramos Brahman, Nelore, Santa Gertrudis y Holando.

 

EL MERCADO INMOBILIARIO RURAL

Geográficamente, el río Paraguay, que corre de Norte a Sur, divide al país en dos regiones: el Chaco y la Región Oriental.

A grandes rasgos se puede describir a estas regiones como ganadera y agrícola respectivamente, sin que ello implique la exclusión de la otra actividad en cada una de las regiones.

Estas actividades están condicionadas por los diferentes regímenes de lluvias que se verifican en cada una de ellas.

Una de las diferencias más importantes entre estas dos regiones, es la prohibición de desmontar que rige sobre el Oriente, de tal manera que la agricultura está restringida a las áreas que fueron desmontadas con anterioridad a la vigencia de esa disposición.

Los campos agrícolas de mejor calidad se ubican dentro de la región Oriental, abarcando la mayor parte del Departamento Alto Paraná en una amplia franja de tierra de alrededor de 50 kilómetros de ancho, que corre paralela al río Paraná, Desde la localidades de San Alberto, al Norte hasta Iruña, al Sur.

Se trata de campos de tierras coloradas, suavemente ondulados, con regímenes de lluvias que oscilan entre los 1400 y 1600 mm anuales.

Los productores de punta en la zona, son casi todos brasileros.

En cuanto a los rindes de los cultivos se puede hablar de promedios de 30 qq de soja de primera, 45 a 60 qq de maíz de segunda y 20 a 32 qq de trigo.

El departamento San Pedro, Este de Caaguazú, Guairá, y Este de Caazapá, tradicionalmente zona de invernada de vacunos, cuenta con suelos de buena calidad, en los que se han implantado pasturas. Son tierras aptas para agricultura, con menor pluviometría que en la zona descripta anteriormente.

Aquí los suelos son más francos y la topografía es muy suavemente ondulada.Esta región tiene la particularidad de que se encuentran grandes paños desmontados en los que es factible hacer la reconversión a la agricultura.

El departamento Itapua, tiene “bolsones “ de tierras de muy buena calidad agrícola, desmotados, aunque no existen en grandes extensiones, ya que la  topografía es más quebrada.

La logística de la región Oriental está en plena expansión. En la actualidad es acorde a la demanda, aunque si ésta se incrementa se podría producir un cuello de botella.

La figura del “contratista” no está muy difundida en la zona.

Para la comercialización de los granos se cuenta con grandes traders internacionales, como Cargill, Dreyfus, Bunge, Nidera, etc.

Actualmente no existen gravámenes a las exportaciones.

El Chaco Paraguayo, eminentemente, ganadero extensivo, está muy influenciado por el desarrollo impuesto por las distintas colonias Menonitas instaladas hace más de 70 años en la región.

Estas comunidades, que aquí tienen un criterio actualizado y moderno, se agrupan en cooperativas que son verdaderos ejemplos de desarrollo.

Estos parámetros también los aplican a los criterios productivos,  de ahí que es factible encontrar en pleno Chaco, cultivos de maní y sésamo.

La actividad predominante es la ganadera, de cría, recría y engorde, ya sea en campos de monte o desmontados con pasturas tropicales implantadas.

En el Chaco los desmontes se pueden llevar adelante dejando un remanente del 25%, más las cortinas.